Log in

¿Cómo manejar la envidia y evitar un clima laboral tóxico?

  • Published in Top Management
Un gran número de compañías padece un clima de trabajo de tensión y malestar que muchas veces es fomentado por un estilo de gestión. Foto:inyes-latino.com

Contar con un ambiente laboral armonioso es un sueño difícil de alcanzar en algunas oficinas. Son incontables las compañías que padecen una atmósfera de trabajo tóxica a causa de un estilo de gestión que desprecia los logros de los empleados y que fomenta la división.

Crear lazos afectivos en la oficina aumenta el compromiso del empleado con su desempeño, aseguró el consultor de empresas Emilio Pineda Sotelo.

En este sentido, cinco de cada diez trabajadores asegura que mantener una buena relación con sus compañeros permite obtener resultados de forma rápida y acertada, según indica el informe "Employee Engagement", elaborado por Gallup.

Por el contrario, de acuerdo al libro de Pineda "Las 20 claves de la empresa armoniosa", una organización que no propicia la comunicación entre equipos y que alimenta la competencia negativa disminuye 25% su índice de productividad.

No fomentar el respeto entre empleados, sino la rivalidad, paga un precio psicológico alto, advirtió el experto. Lo más común, agregó, son resentimientos y celos profesionales que dificultan la interacción y el apoyo entre diferentes áreas.

Pese a que la envidia o los celos pueden ser una respuesta emocional del colaborador, el jefe puede contribuir a desarrollarla al tener reglas poco claras de cómo retribuye y compensa el esfuerzo en la organización.

Cuando en el ambiente laboral prevalece la envidia, las buenas ideas dejan de reconocerse y la empresa puede padecer resultados negativos, indicó el consultor.

En tanto, el informe elaborado por la bolsa de trabajo OCCMundial indicó que "la mayoría de estas actitudes, que dan como lugar al colaborador celoso, están vinculadas a baja autoestima y mucha inseguridad".

Lidiar con un agresor

La primera regla para tratar con un compañero de este tipo es analizar si la agresión es sólo contra una persona o es un comportamiento regular con otros miembros del equipo.

Si es el segundo escenario es más fácil abordar el problema porque entre varios pueden "tomar cartas en el asunto" y comentarlo con un superior, señaló el director de Mercadotecnia y Relaciones Públicas, de OCCMundial, Fernando Calderón.

Si la agresión es personal hay que valorar cómo afecta el problema al desempeño diario, advirtió Pineda Sotelo. Un par de actitudes hostiles es suficiente para tomar medidas, ya que mientras más tiempo pase más difícil será dominar la situación.

En lugar de hacer del problema un gran chisme y compartirlo con toda la oficina es mejor enfrentar al compañero, aconsejó Calderón. Si hablar directamente no resuelve el conflicto es preciso comentarlo con un superior, de manera confidencial y sólo si las actitudes del otro afectan directamente el trabajo.

Reaccionar de manera agresiva ante una conducta maliciosa es lo más común; sin embargo, eso alimenta el poder de la otra persona; es como aceptar que "tus palabras y acciones me afectan y pueden hacerme perder el control", puntualizó un reporte de OCCMundial.

Los especialistas consultados señalaron que responder a la agresión con calma deja al agresor sin armas, porque no se le permite tomar el control de la situación.

De acuerdo con el informe de OCCMundial, en una oficina donde no se fomenta el respeto entre colaboradores, prevalecen perfiles como los siguientes:

Protagonista: Es el empleado que se adueña de las conversaciones en juntas y reuniones, impone sus puntos de vista y minimiza a los demás. Tiene un alto sentido de competencia y no tiene escrúpulos para actuar con alevosía para lograr sus objetivos.

Chismoso: Se enfoca en difundir información sobre otras personas. En ocasiones actúa como "espía oficial" del jefe o supervisor y gusta de informar detalles irrelevantes o información que perjudica a otros.

Descalificador: Es el colega que nunca está de acuerdo con otras propuestas o ideas, se dedica a descalificar a otros en privado o en público.

Manipulador: Uno de los colaboradores más astutos y nocivos. Es la persona que tiene una excelente relación con su jefe o recursos humanos y posee alguna de las características anteriores.

Fuente:Iprofesional

Argentina

BUENOS AIRES
Argentina
Tel/Fax: (54 11) 5368 2230
arg@managementjournal.net

Chile

STGO DE CHILE
Chile
Tel/Fax:
(56 2) 570 8479
chi@managementjournal.net

Colombia

BOGOTÁ
Colombia
Tel/ Fax: (57 1) 381 9318
col@managementjournal.net

United States

NEW YORK
United States
Pho/Fax:
(1 917) 677 2079
usa@managementjournal.net

Mexico

MÉXICO D.F.
México
Tel/Fax:
(52 55) 4628 2612
mx@managementjournal.net

España

MADRID
España
Tel/Fax: (34 91) 123 159
es@managementjournal.net