Log in

¿A quién compete la formación y el desarrollo de la nueva generación de líderes empresariales?

  • Published in Top Management
Las malas decisiones de un líder empresarial obedecen a un conjunto heterogéneo de factores, cuyo conocimiento y caracterización son relevantes para alinear las operaciones a la estrategia del negocio. Foto:1.bp.blogspot.com

Si algo caracteriza al entorno de negocios en el que la empresa del presente plasma su Misión, desarrolla su Visión, y construye su perfil competitivo, es la complejidad cada vez más desafiante del espacio de decisiones, en el que los líderes del momento, intentan, a veces en vano, reinventar a sus empresas, en su rol de agentes de transformación organizativa.


Ya es parte de la tradición corporativa aceptar como una leyenda urbana, la referencia a un todopoderoso líder que estando posicionado en el pináculo de la pirámide organizativa, exhibe gran tenacidad, impone su poder, y apela a su indiscutible influencia, en su objetivo de emitir lineamientos acerca de lo que hay que decidir y hacer, para provocar reacciones, no siempre oportunas ni correctas, que garanticen la viabilidad de una empresa sumida en agobiantes escenarios de crisis.

Se asocia a ese líder, con una suerte de iluminado sabio de la comarca, acaso ungido de la singular capacidad de urdir la estrategia apropiada, motivar a empleados escépticos, y desarrollar con sentido de la oportunidad el plan de acción idóneo, para cristalizar sin mayor trauma, la visión de negocios que habrá de signar la existencia y el éxito futuros de la empresa.

En sucesivas oportunidades, este líder, de talante arrogante, personalidad magnética y actitud carismática, suele ser el único referente a seguir, cuando las incesantes transformaciones en el tablero de negocios, han amenazado con hacer colapsar los cimientos de la arquitectura organizativa de una compañía, cuyos directivos aún sueñan con la ilusión de medrar, en los apacibles confines de un ecosistema empresarial de comportamiento predecible en el mercado, dinámica operacional estable y garantía de satisfactorios resultados financieros.

Aquel Nirvana empresarial que garantizaba un excelente posicionamiento competitivo, con solo operar con mayor eficiencia y eficacia que las empresas de la competencia, finalmente ha cesado de existir. La Economía Industrial ha cedido su protagonismo ante la menos estructurada, más compleja y versátil Economía del Conocimiento. No hay líder de omnímoda presencia, esclarecido pensamiento estratégico, indiscutible influencia, sugestivo poder, e inteligencia emocional superlativa, capaz de soportar sobre sus hombros, la enorme responsabilidad de transformar a su empresa, en el referente de valor y éxito, que dinamizará a los nuevos y más complejos escenarios de negocios que promete el futuro.

Líderes que toman malas decisiones ¿Por qué sucede?

Las malas decisiones de un líder empresarial obedecen a un conjunto heterogéneo de factores, cuyo conocimiento y caracterización son relevantes para alinear las operaciones a la estrategia del negocio; alcanzar una mayor satisfacción laboral; potenciar el compromiso de los colaboradores a la empresa; facilitar el cumplimiento de las metas financieras y de mercado; desarrollar una cultura de innovación como factor clave de competitividad empresarial; y posibilitar la adaptación ágil y flexible de la empresa a la realidad siempre cambiante e incierta del entorno. Detallemos entonces, algunas condiciones determinantes de la baja calidad de las decisiones que un líder empresarial tradicional estará propenso a generar.

El pasado ya no es la clave para afrontar el presente y modelar el futuro

En culturas empresariales muy conservadoras y con clara aversión al riesgo, el líder suele apelar a las lecciones aprendidas de episodios de crisis del pasado, para diseñar el mapa de ruta que facilite la construcción de un escenario de transformación futuro, tanto visionado como deseable.

Lamentablemente, muchas de las premisas que resultaron ser exitosas en el pasado, son hoy día irrelevantes e inútiles. El riesgo de fracasar es mayúsculo cuando estos líderes han decidido afrontar bajo las mismas premisas del pasado, nuevos y más complejos escenarios de crisis, que amén de su profundo potencial transformador, no tienen precedentes similares en la historia de la empresa.

Líderes atrapados en una madeja de políticas y normas empresariales

En muchas de las organizaciones del presente, es común observar como sus líderes fundamentan sus decisiones de transformación, bajo las premisas rectoras de políticas y normas empresariales, que podrían ser obsoletas en un nuevo escenario social, financiero, de mercado y de negocios como el actual.

Cuando las políticas y normas empresariales no han sido actualizadas durante mucho tiempo, suele entonces ocurrir que el marco de referencia en el cual se articulan decisiones cruciales para la viabilidad de la empresa, no obedece a la realidad actual de mercado y de negocios de una empresa, sino a un contexto anclado en el pasado, bajo premisas que ya no son relevantes ni útiles.

Fuente:talentoenexpansion

Argentina

BUENOS AIRES
Argentina
Tel/Fax: (54 11) 5368 2230
arg@managementjournal.net

Chile

STGO DE CHILE
Chile
Tel/Fax:
(56 2) 570 8479
chi@managementjournal.net

Colombia

BOGOTÁ
Colombia
Tel/ Fax: (57 1) 381 9318
col@managementjournal.net

United States

NEW YORK
United States
Pho/Fax:
(1 917) 677 2079
usa@managementjournal.net

Mexico

MÉXICO D.F.
México
Tel/Fax:
(52 55) 4628 2612
mx@managementjournal.net

España

MADRID
España
Tel/Fax: (34 91) 123 159
es@managementjournal.net