Log in

La "fiebre" mundialista en las empresas y su impacto

  • Published in Top Management
El Mundial de Fútbol cautiva la atención de un sinnúmero de personas, sin importar su género. Foto:Iprofesional

Dicen que el fútbol es pasión de multitudes y así lo demuestran los millones de hinchas que se disponen a ver el debut de sus selecciones favoritas en el Mundial de Fútbol Brasil 2014. Un evento de esta magnitud congrega el interés de los trabajadores y de alguna u otra manera impactará en los niveles productividad. Sin embargo, las empresas pueden aprovechar esta instancia a su favor. Si se planifica el trabajo y se otorga flexibilidad para ver los partidos, los beneficios pueden ser significativos, como mejorar el clima laboral y aumentar el compromiso con la organización por parte de los colaboradores.

El Mundial de Fútbol cautiva la atención de un sinnúmero de personas, sin importar su género, y efectivamente puede “afectar la concentración, la productividad, los horarios laborales, entre otras dimensiones del trabajo al momento del partido. Y luego de éste, el resultado pudiera impulsar en una u otra dirección el clima laboral para cumplir con las metas que cada uno tiene en su trabajo”, revela Isaías Sharon,Director Ejecutivo de Smart Coach. (Lea también:Cómo aprovechar el Mundial de Fútbol en el ámbito laboral)

De Latinoamérica son nueve los países que participarán en el Mundial: Brasil (anfitrión), Argentina, Colombia, Chile, Ecuador, Uruguay, Costa Rica, Honduras y México y como el país dueño de casa es de la región, ocurrirá que gran parte de los partidos se desarrollarán en horario de oficina, por lo tanto se recomienda establecer una política al respecto. En esta decisión se debe tener presente que “se generen o no iniciativas desde las empresas para que los trabajadores vean el mundial, la productividad bajará de todos modos”, asegura Valeska Lira, consultor en Recursos Humanos de Randstad Chile.

“Si bien por un lado la productividad baja, por otra, los beneficios que generan estas instancias son más significativos, ya que las compañías tendrán trabajadores más felices, comprometidos y fidelizados con la empresa y, por lo tanto, más productivos”, complementa la experta.

En cada país ya conocen las fechas de los encuentros que más expectación causan, por lo tanto el plan de acción se puede establecer desde ya y así acceder a verlos. Estas instancias, dice Isaías, “pueden ser utilizadas para promover la cohesión de los equipos de trabajo, la cercanía con las jefaturas y gerencias, y la conexión con la motivación en el trabajo. Por lo tanto, sería muy recomendable programarse con anticipación”. (Lea también:Empresas están en la onda mundialista)

Los días de los partidos, los colaboradores se pueden organizar para ambientar el espacio físico, comprar algunos snack y bebidas, vestir camisetas de su selección, hacer concursos, como trivias y pollas, etc. Lo importante es generar un ambiente “mundialero” que resulte ameno para todos. “Verse los unos a los otros como iguales y compartir con otros estamentos de manera horizontal, brindará un nuevo espacio para conocerse y mejorar las relaciones que luego volverán a encuadrarse en el espacio diario del trabajo”, indica Isaías.

Mientras Valeska destaca, que es imprescindible que se transparenten las “reglas del juego” desde el comienzo y “que se genere una comunicación clara y fundamentada, tanto si se van a implementar políticas de flexibilidad laboral para ver los encuentros de la selección nacional, como si la decisión es continuar el funcionamiento normal de la compañía”.

Es pertinente considerar que si se toma la segunda opción, de todas maneras productividad no será la óptima. Ya sea por el desánimo o porque de todos modos los trabajadores buscarán la forma de ver los partidos. “Muchas personas verán la opción de ausentarse de la oficina durante ese día o encontrarán la forma de ver el partido, por eso no es recomendable contemplar decisiones tan rígidas y pensar que esta es una opción para tener empleados más felices y fidelizados, además de ser una buena instancia para que los compañeros de trabajo compartan”, dice la experta.

La forma de organizar el trabajo dependerá del rubro y área de la empresa en que se desempeñan las personas, sin embargo “terminar las metas con entregables claros y previamente acordados, antes del inicio del partido, muy probablemente resultará un importante incentivo para cumplir el trabajo y además generar una instancia para compartir de manera más distendida con los compañeros de trabajo”, sostiene Isaías.

Es posible “hacer concesiones pero con compromisos claros sobre tareas establecidas para ser realizadas con antelación y otras compensadas con inmediata posterioridad”, agrega el Director Ejecutivo de Smart Coach. De esta forma la organización puede ofrecer un espacio de flexibilidad para que los trabajadores compartan con sus compañeros y vean los encuentros deportivos, y a la vez cumple con las metas establecidas, aunque el tiempo de trabajo sea menor durante esos días.

En el caso de las áreas o las empresas de servicio al cliente, puedan coordinar turnos para que todos en alguna oportunidad puedan ver un partido sin afectar su atención y desarrollo normal.

Lo importante es “generar mensajes alineados con lo que la empresa desea transmitir (fidelización, retención, clima agradable) y siempre hacer el link con que este beneficio es posible gracias a que las personas se lo ganaron, por su esfuerzo y compromiso”, concluye Valeska.

Fuente:Educamericas

Argentina

BUENOS AIRES
Argentina
Tel/Fax: (54 11) 5368 2230
arg@managementjournal.net

Chile

STGO DE CHILE
Chile
Tel/Fax:
(56 2) 570 8479
chi@managementjournal.net

Colombia

BOGOTÁ
Colombia
Tel/ Fax: (57 1) 381 9318
col@managementjournal.net

United States

NEW YORK
United States
Pho/Fax:
(1 917) 677 2079
usa@managementjournal.net

Mexico

MÉXICO D.F.
México
Tel/Fax:
(52 55) 4628 2612
mx@managementjournal.net

España

MADRID
España
Tel/Fax: (34 91) 123 159
es@managementjournal.net