Log in

Esperar excelencia, uno de los peores errores de los empresarios

  • Published in Top Management
Lo cierto es que la innovación crece más dónde más desorganización hay. Foto:http:cmrecruitment.ie

"No quiero sorpresas; si trae un problema, traiga también una solución". Esa frase se repite en incansables reuniones de trabajo. Es que esperar excelencia de los empleados es hoy la norma pero, según autores como Jack Breeden, podría ser contraproducente porque restringe la innovación, la experimentación y el descubrimiento.


Si la excelencia es no encontrarse nunca con alguna sorpresa, cuando llegue, puede ser demasiado tarde.

Lo cierto es que la innovación crece más dónde más desorganización hay: debe haber algo de desorden, tolerancia para los desaciertos y ganas de experimentar y perder para que la innovación encuentre lugar para crecer.

De hecho, muchas veces es mejor lanzar una versión de un producto que cansarse de leer papeles sobre análisis de mercado. A la hora de comunicar una idea, al menos, es mucho más interesante saber la historia de triunfo y fracaso que una presentación de Power Point.

En un fragmento de su libro "Tipping Sacred Cows: Kick the Bad Work Habits That Masquerade as Virtues" -consignado por la revista Mercado-, Breedon describe un ejemplo claro de fracaso por omisión: "Ella era responsable de Marketing para una compañía farmacéutica multinacional. Como graduada de Stanford con un MBA de Harvard tenía altos estándares para ella y su equipo".

Y continúa: "De hecho, solo había logrado campañas exitosas desde su inicio en la empresa. Pero un día su jefe la llamó para decirle que tendría una reseña negativa en su informe anual. Aparentemente el estrés que ella provocaba en sus colegas era tal que todos sentían los efectos de la tensión. De alguna manera el único criterio profesional que había impulsado su carrera- sus ganas de ser excelente- le había fallado".

Lo cierto es que los empleados como ella muchas veces no ven el bosque porque el árbol se los tapa: los buenos líderes entienden que ser un maníaco de la excelencia puede, incluso, ser contraproducente y traer malos resultados.

Conviene, a los jóvenes profesionales, ser excelentes ocasionalmente. Puede no ser políticamente correcto pero en la historia de los grandes emprendedores se da así: se dan el espacio para hacer trabajo mediocre porque saben que, ocasionalmente, van a producir resultados sobresalientes.

Si los malos gerentes presionan con el tema de "ser siempre excelente" lo único que van a lograr, como Ella, es producir un mal ambiente de trabajo que, posiblemente, no sea conductor de innovación o cambios significativos.

Fuente:Iprofesional

Argentina

BUENOS AIRES
Argentina
Tel/Fax: (54 11) 5368 2230
arg@managementjournal.net

Chile

STGO DE CHILE
Chile
Tel/Fax:
(56 2) 570 8479
chi@managementjournal.net

Colombia

BOGOTÁ
Colombia
Tel/ Fax: (57 1) 381 9318
col@managementjournal.net

United States

NEW YORK
United States
Pho/Fax:
(1 917) 677 2079
usa@managementjournal.net

Mexico

MÉXICO D.F.
México
Tel/Fax:
(52 55) 4628 2612
mx@managementjournal.net

España

MADRID
España
Tel/Fax: (34 91) 123 159
es@managementjournal.net