Log in

El valor del salario emocional

  • Published in Top Management
La insatisfacción laboral es un grave problema para las compañías, porque eleva los índices de dos costosos factores: el ausentismo y la rotación de personal. Foto:blog.cuvitt.com

Un reciente estudio publicado sobre la satisfacción de los colombianos en el trabajo, realizado por el portal Trabajando.com, con 2.300 empleados, presentó unas cifras realmente preocupantes: 71% de los trabajadores colombianos no está feliz con su trabajo y como conclusión directa de ello, podemos deducir que no alcanzaremos la productividad esperada, mientras no disminuya este alto porcentaje de trabajadores descontentos.

La insatisfacción laboral es un grave problema para las compañías, porque eleva los índices de dos costosos factores: el ausentismo y la rotación de personal. Bien es sabido que muchos de los conflictos psicológicos internos, que enfrentamos los seres humanos, terminan siendo expresados como signos físicos que se traducen en enfermedades, por las que los trabajadores terminan siendo incapacitados. El costo de esas incapacidades, especialmente las menores de tres días, que no son reconocidas por las EPS, pueden elevar considerablemente los costos de operación, especialmente cuando se hace necesario reemplazar a los ausentes.

Así mismo, una elevada tasa de rotación de personal, genera costos adicionales de entrenamiento, pérdida de la experiencia adquirida, pérdida de las inversiones realizadas en capacitación e incrementos en los costos de selección de nuevos trabajadores. Si se tiene en cuenta el tiempo que le toma a cada nuevo colaborador que se contrata adaptarse a la empresa, conocer su funcionamiento y adquirir los conocimientos y habilidades necesarios para desarrollar el cargo con destreza y alcanzar la productividad esperada, podemos comprender mejor lo que en términos contables significa perder a un buen colaborador.

El estudio mencionado incluye dentro de sus hallazgos, aquellos elementos que los trabajadores consideran necesarios para incrementar su satisfacción en el trabajo; resulta interesante que 41% de los encuestados considere que para ser feliz en el trabajo, antes que percibir un buen salario, se debe contar con un buen ambiente laboral, lo cual es apenas lógico porque, como se ha dicho tantas veces, es en la empresa donde pasamos las mejores ocho horas de cada día. Un mal ambiente laboral puede terminar siendo una verdadera pesadilla y un elemento perturbador de la tranquilidad y la salud mental y física del trabajador y su familia.

Hoy en día en las empresas conviven cuatro o más generaciones de trabajadores con intereses y necesidades distintas; los menores de 30 años, que son el futuro de las organizaciones, buscan un rápido desarrollo personal y profesional, adquirir nuevas experiencias, realizar actividades que sea interesantes y partir tan pronto como vean agotadas las posibilidades de ascenso y crecimiento. En este grupo de colaboradores, el simple ofrecimiento de un mejor salario no será suficiente para retener a un buen talento.

Esto está llevando a las empresas a tener que adaptarse a las exigencias de los nuevas personas, que valoran enormemente los horarios flexibles, la posibilidad de trabajar algunos días desde la casa y los buenos ambientes laborales, entre otros muchos factores.

El salario emocional, se refiere precisamente a todas aquellas retribuciones no económicas que la empresa pueda brindar a sus trabajadores y que van dirigidas a fomentar el buen clima laboral, la capacitación y el desarrollo, la planeación de carrera, el reconocimiento de los logros y la participación en la toma de decisiones, entre muchos otros. Factores como la contribución de la empresa a la conservación del medio ambiente y la forma como asume los valores que promueve, son tenidos en cuenta por los trabajadores para aceptar o no un cargo y para determinar si permanecen o no en una determinada compañía.

Es importante que los empresarios puedan mirar con objetividad al interior de sus organizaciones para determinar el grado de satisfacción laboral que existe, medir el clima, las capacidades de liderazgo y de motivación de los jefes, así como la justicia de sus actuaciones, en procura de alcanzar un mejor ambiente laboral que redunde en la disminución del ausentismos y la rotación y que impulse la productividad.

Fuente:La República

Argentina

BUENOS AIRES
Argentina
Tel/Fax: (54 11) 5368 2230
arg@managementjournal.net

Chile

STGO DE CHILE
Chile
Tel/Fax:
(56 2) 570 8479
chi@managementjournal.net

Colombia

BOGOTÁ
Colombia
Tel/ Fax: (57 1) 381 9318
col@managementjournal.net

United States

NEW YORK
United States
Pho/Fax:
(1 917) 677 2079
usa@managementjournal.net

Mexico

MÉXICO D.F.
México
Tel/Fax:
(52 55) 4628 2612
mx@managementjournal.net

España

MADRID
España
Tel/Fax: (34 91) 123 159
es@managementjournal.net