"Shadow Coaching" estrategia de fortalecimiento para los ejecutivos en el campo de juego

El "Shadow Coaching" (coaching desde la sombra), una nueva forma de intervención y acompañamiento para el profesional que necesita ser fortalecido en su puesto de trabajo. Foto:quantumbcn.com El "Shadow Coaching" (coaching desde la sombra), una nueva forma de intervención y acompañamiento para el profesional que necesita ser fortalecido en su puesto de trabajo. Foto:quantumbcn.com

Ante la mayor presión que hoy reciben los ejecutivos para alcanzar las metas y los resultados, cada vez más empresas recurren a una modalidad de coaching no tradicional para apuntalar las gestiones de estos recursos considerados "clave" para el negocio.

Se trata del "Shadow Coaching" (coaching desde la sombra), una nueva forma de intervención y acompañamiento para el profesional que necesita ser fortalecido en su puesto de trabajo.

Aprovechando esta época mundialista, Gustavo dos Santos, director de Human Stadium - Usina de Talentos, define a dicha técnica como "el coaching dentro de la cancha de juego, donde se analizan todas las jugadas del día para evaluar cuáles se hicieron bien, cuáles no y sobre cuáles hay que trabajar."

A su vez, explica el consultor, con este tipo de procesos también se le presta mucha atención a la influencia del equipo de trabajo. Y, a partir de las observaciones de su gestión diaria, queda en evidencia si el ejecutivo se apoyó o no en su grupo, si está reconociendo facilitadores o si es un individualista que, por ejemplo, no delega tareas o no comparte información.

Nacido en Estados Unidos y solo para la alta gerencia en sus inicios, el "Shadow Coaching" se fue aplicando luego a distintos niveles de las organizaciones, por la efectividad en sus resultados.

Puntualmente y tal como describe dos Santos, consiste en intervenciones con acompañamiento en una o varias jornadas, en el puesto de trabajo y hábitat propio del ejecutivo.

Esto permite tener una mirada "en el momento" sobre su toma decisiones, gestión de equipo de trabajo y analizar competencias que pone en juego.

Uno de los beneficios principales de esta modalidad es que el coach, al igual que hace un DT, irá aportando un feedback sobre lo observado, aquello que se puede corregir o fortalecer en el corto o mediano plazo.

Lo observado contemplará el "cómo se desarrolla el rol" y todas las relaciones que rodean al participante de este proceso.

También esta técnica permite detectar junto con el ejecutivo buenas prácticas profesionales para luego replicarlas y compartirlas. Y este punto es interesante, ya que en varias ocasiones a "estas prácticas" el colaborador las siente como obvias y no siempre las transmite o comparte, por considerar que existen en buena parte de sus colegas.

"Este año, y producto del complicado contexto económico, notamos un crecimiento de las consultas y contrataciones. Es que, en momentos de crisis, a los gerentes se les suelen exigir más resultados y mayor trabajo en equipo", asegura dos Santos.

¿En qué tipo de situaciones se recurre a esta metodología? Según los consultores de Human Stadium, se aplica en:

Casos de ejecutivos expuestos a mayores niveles de presión

Cuando tras una promoción interna, el flamante jefe necesita nuevas herramientas para sostenerse con éxito en el nuevo puesto

Para los perfiles técnicos promocionados a posiciones de gestión que, por tener personal a cargo, requieren reforzar las competencias de liderazgo y manejo de equipos diversos o conflictivos

A diferencia del coaching tradicional, esta modalidad propone el acompañamiento "desde la sombra" de mandos medios y gerentes durante su día de trabajo. Como sucede en la cancha, junto a una especie de "DT" ellos analizan las "jugadas" y el rol de sus equipos para lograr los resultados.

Este proceso, para una buena intervención, suele iniciarse con instancias de planificación del día o la semana, en que se acompañará a ese gerente en particular. Esto posibilitará al coach tener en agenda reuniones en que estará presente y el alcance de cada una, poder intervenir en los encuentros con los equipos a cargo, temas posibles a trabajar, y a su vez manejar el "hora a hora".

Luego se pasa a una segunda fase donde se encuadra ese acompañamiento para fortalecer en el puesto: es estar en la cancha y seguir el juego que surge en cada momento, enfocados tanto en el corto como en el mediano plazo.

En ocasiones -y siempre que el participante lo permita- se suma a este proceso y bajo esta modalidad de coaching, al equipo que gestiona ese ejecutivo. Esta instancia enriquece aún más el "Shadow Coaching", ya que se ven todos los actores en acción, como un gran escenario o campo de juego.

El "Shadow Coaching", en definitva, es ayudar a ver aquello que muchas veces no se capta a simple vista en la gestión de cada día, es ayudar a aceptar que hay otras formas de tratamiento sobre un mismo problema y frente a la posibilidad de cambiarlo, tener un feedback constante, cercano, "en vivo y en directo".

El proceso, cuenta el consultor, también puede contar con fases de monitoreo o clínica de seguimientos, donde el ejecutivo podrá comunicarse con su coach y luego de las instancias presenciales, monitorear ajustes futuros en tema tratados.

En cuanto a los beneficios de esta herramienta, dos Santos destaca que:

Ayuda a construir y reconstruir planes de acción, con la posibilidad de ajustes sobre la marcha.

Posibilita tener una "realidad más segura" y mirada objetiva, al intervenir un coach externo de la compañía.

Permite generar un espacio de diálogo y conversacional, que servirá como herramienta constante para ser aplicado y desarrollado.

Fortalece el estilo de liderazgo del ejecutivo, con acciones de mejora debatidas en cada momento y con feedback constante. A ello se suma un trabajo amplio en el desarrollo de competencias emocionales y liderazgo colaborativo.

Evita la soledad que genera decidir sobre ciertas situaciones donde se cree no estar siempre "bien preparado".

Se logra detectar buenas prácticas y generar un ámbito para replicarlas luego en la compañía.

Refuerza el manejo de reuniones y presentaciones.

"Mayormente se trabaja con perfiles gerenciales y de directores, en empresas de todas las industrias, sobre todo en aquellas muy resultadistas, donde es fundamental que la persona no se paralice", cuenta dos Santos

Una vez finalizado el proceso, que en promedio se extienden durante cuatro encuentros, el ejecutivo se queda con las nuevas herramientas y técnicas tanto para el manejo de su equipo como para la toma de decisiones.

"Después de la etapa de compartir jornadas laborales, se vienen los encuentros se seguimiento para ayudar al colaborador a sostener, con éxito, el plan de trabajo en el tiempo", concluye el director de Human Stadium.

volver arriba

Especiales

Temas Destacados

Recursos

Nosotros

Siganos !

España

MADRID
España
Tel/Fax: (34 91) 123 159
es@managementjournal.net

Chile

SANTIAGO DE CHILE
Chile
Tel/Fax:
(56 2) 570 8479
chi@managementjournal.net

Colombia

BOGOTÁ
Colombia
Tel/ Fax: (57 1) 381 9318
col@managementjournal.net

United States

NEW YORK
United States
Pho/Fax:
(1 917) 677 2079
usa@managementjournal.net

Mexico

MÉXICO D.F.
México
Tel/Fax:
(52 55) 4628 2612
mx@managementjournal.net

Argentina

BUENOS AIRES
Argentina
Tel/Fax: (54 11) 5368 2230
arg@managementjournal.net