La metodología lúdica que se consolida en las empresas

Lego en las compañíasPermite construir equipos, implementar la identidad de una marca y levantar una estrategia de negocios, entre otros fines, sin importar la complejidad del desafío.

A través de una, a simple vista, sencilla metodología se puede lograr encauzar a un equipo de trabajo y de paso a organizaciones de todos los tamaños e industrias.

Se trata de “Lego Serious Play” (LSP), creada en la compañía danesa durante los 90, como un intraemprendimiento, para activar las reuniones de trabajo y mejorar los procesos de planificación estratégica de Lego.

Para analizar que se debía hacer para que las sesiones de estrategias fueran más provechosas y entretenidas, el presidente de la compañía, Kjeld Kirk Kristiansen, estableció un equipo de académicos para que hallaran una solución. Fue así como surgió la metodología, que se aplicó en principio de forma interna y luego en otras empresas de manera consultiva. Actualmente está bajo el control de la fundación de la firma.

Esta técnica está bajo los fundamentos del juego serio, el cual mediante una aparente diversión tiene un foco específico, y se apoya en cuatro etapas: plantear una pregunta, constuir, compartir y reflexionar. Para esto se utilizan los denominados Kit de trabajo, compuestos por piezas de Lego, como los populares ladrillos.

Su arribo a América Latina

Con el tiempo la metodología llegó a la región, y con ello a los pasillos de empresas de todos los tamaños. Uno de los que presenció este cambió fue el argentino Lucio Margulis, quien registra como el primer partner de LSP en América latina y facilitador certificado por Lego en toda la región, además de estar asociado con Robert Rasmussen, uno de los creadores de la metodología. “Se empezó a masificar en 2010, luego de tres años de desarrollo de negocio intenso. Está creciendo mucho”, relata Margulis.

Tanto es así que a la hora de evaluar su desarrollo en América Latina, México se empina como uno de los principales destinos.

A fines de 2012, la Secretaría de Economía del gobierno mexicano solicitó formar facilitadores de Juego Serio a través de las herramientas de LSP. Margulis que junto con Rasmussen fueron los encargados de capacitar en ese país, relata que “en el gobierno se enamoraron de la metodología y nos pidieron formar a 100 facilitadores de todo México en dos meses para llegar a 2.000 empresas mexicanas en todo el país”. El consultor explica que han formado 200 facilitadores en dos años.

Sin embargo, el LSP de a poco está llegando a Brasil, Colombia y Chile. En este último país se ha aplicado en varios procesos de algunas compañías. Cristián Montegu, facilitador y miembro de MagiaLiquid Latam, donde trabajan hace un año con la metodología, explica que “en Chile la hemos utilizado en pequeñas y medianas empresas (Pymes), corporaciones y con emprendedores, y jamás hemos tenido un resultado adverso, siempre increíble”.

Margulis asegura que el LSP está despegando. “Recién el año pasado la metodología cobra mayor valor y crece de forma violenta, con el impulso de la certificación”, dice. Y este interés, según comenta el consultor, se divide entre los consultores independientes, la academia y las multinacionales. Si bien, de acuerdo con Margulis, estas últimas demandan alrededor de 30%, está aumentando. “En estas empresas están interesados en la formación, quieren incorporarla”, dice.

El encanto de Lego

La popularidad se explica por varias razones. Se cuentan, por ejemplo, el aumento de personas certificadas que dan a conocer la metodología y el buen recibimiento, que explican los facilitadores, tiene entre las personas. Al ser una técnica que genera un estado mental que promueve la creatividad aplicada a decisiones estratégicas de una manera lúdica, suele encantar fácilmente.

Empresas públicas y privadas en América Latina están abriendo las puertas a esta técnica -Lego Serious Play- nacida bajo el alero de la compañía Lego. Mientras México se posiciona como el líder en esta metodología en la región; Brasil, Chile y Colombia, comienzan a implementarlo.

Aunque en un inicio puede existir más de una barrera, sobre todo, de parte de los gerentes más senior, es cuestión de tiempo para que sea adoptada. Montegu dice que “la gente joven está más vinculada con estas metodologías, mientras que algunas gerencias siguen pensando que la manera tradicional es la correcta”.

De todas formas, los facilitadores concuerdan en que el encanto de la técnica es innegable y que por algo se multiplican las organizaciones que la adoptan en una o varias sesiones. Para Nickolas Laport, subdirector académico en Instituto de Innovación Interdisciplinaria iCubo en la Universidad del Desarrollo, lo positivo del LSP es que “trata problemas profundos de forma simple, se pueden similar escenario y advertir el futuro de la organización. Es bastante amplio lo que abarca, pues la simpleza de los legos puede tomar varios temas. En iCubo lo hemos utilizado para capacitar a profesores”.

En la experiencia de Montegu, en las empresas se sienten muy atraídos por los legos tras utilizarlos. “El encanto es increíble, efectivamente lo que se obtiene es extraordinario”. Para ejemplificar, Montegu relata el caso de un académico con Ph.D quien rechazó en un primer momento trabajar con legos, pero finalmente accede.

“Corría por los pasillos mostrando su modelo, le había permitido expresar. Y nos ha pasado con todo tipo de personas”, dice. Para él, las características positivas de LSP es que al ser un juego serio, relaja en un inicio y genera buena disposición entre las personas, quienes se dan cuenta que es bastante serio y que a través de este pueden decir cosas que no se habían atrevido.

A estos factores se suma que todos en una organización pueden participar, sin importar el cargo que posean. De esta forma, quedan un tanto obsoletas, aunque sea en la intención, las reuniones donde el jefe es quien guía la sesión y los ejecutivos poco y nada opinan.

Esta clase de iniciativas generan engagement, pues se les da voz a todos los empleados. Rafael Lipiari, de Cruz Blanca, empresa que participó de uno de los talleres de MagiaLiquid, dice: “Al ser lúdica y constructiva, a diferencia de una discusión teórica, logra un resultado positivo y de consenso”.

Lo que ocurre, explica Laport, es que el LSP “permite que se generen más conversaciones, que todos hablen, sin importar su responsabilidad en la empresa, entonces pueden expresar lo que piensan”. Se trata de hablar de aspectos como la identidad, colaboración, metas comunes; instancia que puede generar vínculos entre las personas y hallar sentido.

Fuente:americaeconomia

volver arriba

Especiales

Temas Destacados

Recursos

Nosotros

Siganos !

España

MADRID
España
Tel/Fax: (34 91) 123 159
es@managementjournal.net

Chile

SANTIAGO DE CHILE
Chile
Tel/Fax:
(56 2) 570 8479
chi@managementjournal.net

Colombia

BOGOTÁ
Colombia
Tel/ Fax: (57 1) 381 9318
col@managementjournal.net

United States

NEW YORK
United States
Pho/Fax:
(1 917) 677 2079
usa@managementjournal.net

Mexico

MÉXICO D.F.
México
Tel/Fax:
(52 55) 4628 2612
mx@managementjournal.net

Argentina

BUENOS AIRES
Argentina
Tel/Fax: (54 11) 5368 2230
arg@managementjournal.net