Las 4 actitudes que definen la estabilidad de un líder

un líder estableUna de las cualidades más admiradas en los líderes es la estabilidad, porque proporcionan una mayor estabilidad en las demás.

Se trata de managers que generan confianza y alrededor de los cuales las personas se sienten más cómodas y son más capaces de desarrollar todo su talento.

La inestabilidad propia de la situación los hace más necesarios que nunca pero también más difíciles de encontrar.

Según Mike Myatt, colaborador de Forbes, estas son las cuatro actitudes que los definen.

1. Fuertes convicciones

Los líderes estables mantienen una predisposición abierta a nuevas propuestas, pero también saben dónde van y para ello mantienen fuertes sus principios y convicciones. Sus valores, y no la opinión de los demás, es lo que impulsa sus acciones.

No siempre se puede estar de acuerdo con ellos pero como mínimo siempre sabremos a qué atenernos. Lo que estos líderes tienen claro es que los propósitos son más importantes que los resultados a corto plazo.

2. Formación continua

Tanto si uno es CEO como si es dependiente, su rendimiento siempre está relacionado con su preparación aunque ahora la posición pueda no ajustarse a sus capacidades. Cuando la situación mejore, que lo hará, cada uno será lo que haya sido en su formación y en su aprendizaje continuo de cualquier experiencia vital. Y los líderes estables lo son en cualquier posición, aunque no tengan mandos de líder (todavía).

3. Compasión por el entorno

Los líderes más estables asientan su éxito sobre la base del cuidado y el bienestar de aquellos a quienes dirigen. Tienen un sesgo natural hacia la empatía y el comportamiento compasivo, que les hace ser mejor percibidos por sus subordinados. Cuando aquellos a los que tienes que dar órdenes te importan, y no solo sobre el papel, se crea un estado de confianza y permanencia que no se encuentra alrededor de los líderes menos sensibles.

4. Libertad para fracasar

Los líderes estables no tienen miedo a equivocarse siempre que tengan controlados los riesgos del posible error, y así se lo hacen saber también a su equipo, para que pueda pensar en grande y probar cosas nuevas, cosas diferentes.

Para ello es necesario no castigar a los que se arriesgan y erran, pero si recompensar positivamente a los que se arriesgan y ganan.

Fuente:Iprofesional

volver arriba

Especiales

Temas Destacados

Recursos

Nosotros

Siganos !

España

MADRID
España
Tel/Fax: (34 91) 123 159
es@managementjournal.net

Chile

SANTIAGO DE CHILE
Chile
Tel/Fax:
(56 2) 570 8479
chi@managementjournal.net

Colombia

BOGOTÁ
Colombia
Tel/ Fax: (57 1) 381 9318
col@managementjournal.net

United States

NEW YORK
United States
Pho/Fax:
(1 917) 677 2079
usa@managementjournal.net

Mexico

MÉXICO D.F.
México
Tel/Fax:
(52 55) 4628 2612
mx@managementjournal.net

Argentina

BUENOS AIRES
Argentina
Tel/Fax: (54 11) 5368 2230
arg@managementjournal.net