4 actitudes que te hacen ser exitoso

El exito"He observado un conjunto de actitudes que separan a las personas y organizaciones que tienen éxito a lo largo del tiempo de las que se estancan y derrumban", remarca el uruguayo Enrique Baliño en su libro "No más pálidas - Cuatro actitudes para el éxito", recientemente lanzado por Granica en la Argentina y que ya va por la novena edición en el vecino país.

Con más de 20 años de experiencia como ejecutivo de IBM, compañía en la que llegó a ocupar el cargo de presidente y gerente general para Latinoamérica Sur, Baliño afirma que el éxito no es un destino sino un viaje sin fin y que las personas exitosas han desarrollado cuatro actitudes: positiva, de equipo, de mejora continua y de responsabilidad.

Al comienzo de la publicación, el actual socio de Xn Consultores narra su frustrante y doloroso fracaso inicial y explica como logró -en pocos años- y con las consigna de "No más pálidas" cambiar la cultura de la organización y convertirla en una empresa exitosa y admirada, capaz de lograr objetivos que para muchos eran imposibles.

En diálogo con iProfesional.com desde su oficina en Montevideo, el consultor experto en liderazgo aclara: "No es la receta mágica de Baliño. No me gusta que me tilden de gurú. Es mi humilde observación de las características que poseen aquellas personas que tuvieron logros sostenidos en el tiempo."

El libro tiene como base la conferencia motivacional "Cuatro actitudes para el éxito", surgida a partir del fracaso profesional que vivió Baliño en IBM.

Según lo define con sus propias palabras, "de un momento muy difícil al cual no le encontraba explicación pero sobre el que después comprendí que ocurrió porque habíamos dedicados todo el año a quejarnos, eran todas pálidas, se hablaba siempre de lo que estaba mal y se encontraba un problema en cada idea o solución."

Tal como relata en el libro, esa compleja situación sucedió cuando fue promovido a gerente Comercial y al cabo de un año, a pesar de todo el empeño que había puesto, no logró alcanzar ninguno de los objetivos.

"Mi gestión fue un desastre...Pensé mucho en el porqué de mi fracaso...Había fracasado porque me había pasado el año entero escuchando problemas que en su mayoría no tenían solución...Con el tiempo descubrí que la clave del éxito de IBM Uruguay en los años posteriores a aquel nefasto fracaso, fue el cambio de actitudes", recuerda en la publicación, escrita con la colaboración del periodista Carlos Pacheco.

Y resume las cuatro actitudes que tenían las personas con las que más tarde alcanzó los logros:

- Actitud positiva

- Actitud de equipo

- Actitud de mejora continua

- Actitud de responsabilidad

Bajo la lupa de un experto

"En mi vida profesional me tocó liderar varias organizaciones, de diferente tamaño y a gente de todo el mundo y culturas. En un momento, empecé a notar que las personas que me rodeaban tenían determinadas características comunes que posibilitaron el éxito de la compañía",señala Baliño a iProfesional.com

Y resume: "Se constituían en equipos de alto desempeño, para lo cual tenían actitud de equipo, soñaban con cosas que se podían lograr, si bien parecían imposibles ellos se las ponían como metas y definían el plan para alcanzarlas y lo conseguían, se desarrollaban a sí mismas antes de pedirle a los otros que se mejoraran y eran absolutamente responsables por cada cosa que tenían que hacer."

Estas cuatro cualidades son las que el consultor observó como factor común entre aquellas personas con mayores chances de tener éxito, entendido como un viaje sin fin y no como destino.

"De cero a diez, es difícil que una persona tenga tres de las actitudes en ocho y una cuarta en cero, pero puede ocurrir. Hay que tener las cuatro en cinco para arriba. No te puede faltar una. Es posible trabajar sobre algunos aspectos, pero otros no se pueden cambiar", grafica.

Según Baliño, una persona con "actitud positiva" es aquella que se pone objetivos y logros importantes, se construye esa imagen para el futuro y toma decisiones para alcanzarlos.

"Ser positivo es distinto a ser optimista. Mientras el optimista se sienta y confía en que algo va a suceder o mejorar, el positivo se fija metas difíciles y está convencido que las logrará. Se pone un sueño y viaja del futuro al presente y piensa en la manera de alcanzarlo. Es como el arquitecto que cuando ve un terreno baldío visualiza la obra final. Así funcionan las personas positivas. Para ellas, las cosas pasan dos veces, primero en su cabeza y después en la realidad. La imagen del futuro determina las acciones del presente y no al revés", diferencia.

En cuanto a la "actitud de equipo", el consultor advierte que "es la más difícil" porque implica que la persona tiene que estar dispuesta a realizar un sacrificio y dejar de lado la aspiración a ser "la estrella" para que el grupo gane, algo que en general cuesta entender.

Respecto a la "actitud de mejora continua", Baliño detalla que se visualiza en aquellas que buscan controlar su vida y su destino y para lograrlo se preguntan "¿no habrá una mejor manera de hacer esto?", aceptan y buscan el cambio porque lo consideran una oportunidad, cuestionan todo, incluso a sí mismas, saben que la prosperidad no se hereda, mejoran sus habilidades, se desarrollan y son responsables de su superación personal.

Y si bien las cuatro actitudes "son equivalentes en peso", el socio de Xn Consultores se refiere a la de responsabilidad como "la más importante".

"Las personas resilientes, es decir, las que son capaces de levantarse ante la adversidad, tienen la actitud de la responsabilidad, porque saben que se van a caer pero que depende de ellas pararse de nuevo y seguir para adelante", remarca.

El papel de los jefes

De acuerdo a Baliño, la mayoría de los jefes no se da cuenta que necesita contar con personas que posean las cuatro actitudes. Son ellos quienes "vigilan" que cada colaborador sea un jugador que posibilite que el equipo gane.

El experto uruguayo traza un paralelismo: "El trabajo de los líderes de las empresas es muy parecido al de un DT de fútbol. Tienen que elegir el equipo, pero no cada domingo sino en forma diaria, porque en el mundo corporativo los partidos se juegan en cada jornada de trabajo. Y no pueden ganar si no hubo una correcta y adecuada selección de los jugadores."

Así, según el consultor, en determinados momentos es necesario realizar un proceso de reselección y descartar a aquellos empleados que no pueden jugar en grupo. Es que, ningún desafío significativo funciona si no se tiene un equipo de alto desempeño.

En este sentido, el ex ejecutivo de IBM diferencia: "Una cosa es un grupo de personas trabajando juntas y otra distinta un equipo de alto desempeño. Entre uno y otro hay un proceso muy largo."

En la imposibilidad de encarar los problemas con la gente y, consecuentemente, formar equipos de alto desempeño puede radicar incluso la razón por la cual muchas veces a los líderes les cuesta tanto lograr los resultados, dice Baliño.

Y concluye: "Es responsabilidad de los jefes ser justos con las personas que se lo merecen, reconocerlas, motivarlas y desarrollarlas. Muchas veces, cuando les va mal la causa es que no son capaces de identificar recursos que tengan estas cuatro actitudes y no logran comprender la definición de éxito como viaje."

volver arriba

Especiales

Temas Destacados

Recursos

Nosotros

Siganos !

España

MADRID
España
Tel/Fax: (34 91) 123 159
es@managementjournal.net

Chile

SANTIAGO DE CHILE
Chile
Tel/Fax:
(56 2) 570 8479
chi@managementjournal.net

Colombia

BOGOTÁ
Colombia
Tel/ Fax: (57 1) 381 9318
col@managementjournal.net

United States

NEW YORK
United States
Pho/Fax:
(1 917) 677 2079
usa@managementjournal.net

Mexico

MÉXICO D.F.
México
Tel/Fax:
(52 55) 4628 2612
mx@managementjournal.net

Argentina

BUENOS AIRES
Argentina
Tel/Fax: (54 11) 5368 2230
arg@managementjournal.net