Felicidad, liderazgo e inteligencia emocional

inteligenciaemocioanlFelicidad, ¿hay algo menos deseado?. Y a la vez, tal vez, aun mas abstracto, menos concreto, y hasta hace poco, paradójicamente menos investigado. Incluso en el campo de la educación aún no es, ni de lejos, materia/asignatura obligatoria.

Un concepto importante alrededor del constructo de la felicidad o bienestar subjetivo, es el llamado adaptación hedónica (Brickman y Campbell). Viene a decir que nosotros, los seres humanos, adaptamos nuestro nivel de felicidad o bienestar, a niveles parecidos a los mantenidos, antes de un evento que produce un incremento circunstancial de ésta.

Ésta teoría ha venido a demostrar también, algo que se sospechaba, que nuestra adaptación es mas rápida, respecto a circunstancias externas, que frente a acciones de cambio sostenidas (Lyubomirsky), con lo que ya tenemos un consejo para tratar de sostener en cierta manera, nuestro bienestar subjetivo, enfocarnos en cambiar nuestras acciones y pensamientos,mas que nuestras circunstancias.

En cierta manera, ello exige un buen nivel de reflexión interior, auto-conocimiento, regulación emocional , adaptación social y -en definitiva- inteligencia emocional. Con lo que la conexión entre felicidad e inteligencia emocional, parece ya también evidente. Algunos estudios al respecto han dado correlaciones con medidas de bienestar subjetivo y de inteligencia emocional.

Deberíamos, en la sociedades modernas, tener más en cuenta que alrededor del 40%, del bienestar subjetivo lo podemos determinar a través de acciones propias (Lyubomirsky). Es un porcentaje considerable, y nada despreciable sobre el que trabajar y actuar. Uno de los descubrimientos de la psicología actual, ha sido también desmitificar la relación trabajo-disfrute, y se ha descubierto que en el entorno laboral se producen muchos de los estados de flujo, que aportan experiencias subjetivas positivas, en nuestro quehacer diario (Csikszentmihalyi).

Aquí vemos también la relación entre trabajo y felicidad. Indudablemente, el liderazgo de una organización puede determinar e influir en esta experiencia óptima subjetiva, en el entorno laboral. Y aquí podemos relacionar todo ello, también, con la inteligencia emocional, de trabajadores y líderes inmersos en este microentorno laboral. El trabajo debería enfocarse a producir felicidad socio-emocional para sus integrantes y responsables, algo tan simple y poderoso, pero que aún es tampoco práctica habitual.

Estudios de Richard Boyatzi, han demostrado también la relación entre aumentos de ingresos producidos y el grado de perfeccionamiento de competencias emocionales, entre líderes de una organización.

Según el modelo de liderazgo propuesto también por el mismo autor, el liderazgo efectivo tiene que enfocarse en la creación y mantenimiento de emociones positivas como método para promover y sostener relaciones laborales efectivas, que a la postre, devienen en productivas y satisfactorias para todas las partes integrantes.

Cualquier proceso de cambio en sí conlleva implicaciones relativas a la inteligencia emocional, siguiendo el modelo de cambio. Éste es un equilibrio entre el Yo Real y el Ideal, llegar a profundizar un poco en ambos, requiere de buenas dosis también de autoconocimiento, autorregulación. En el innovador Master, creado por él, en la escuela de gestión de Weatherhead, de la Universidad Case Western, un curso inicial es desarrollado con la intención de crear un plan de carrera y de desarrollo personal, para la siguiente etapa de sus vidas, donde los participantes exploran sus valores, filosofía, visión de futuro,?Ello crea y explora también las condiciones necesarias para el correcto aprendizaje, y la mutua confianza. Cuan importante es crear el ambiente propicio, tanto en el desarrollo de la vida desde la infancia, en la escuela, universidad, y en el trabajo, para conseguir que el proceso en sí, sea educación, cambio y desarrollo personal o trabajo, se encauce de manera efectiva y adecuada.

Y es que en líneas generales podríamos resumir que frente a cualquier opción personal, laboral, vital, etc., tenemos dos opciones de respuesta o comportamiento: la de acercamiento, recurriendo al cluster de atracción de las emociones positivas, o la de distanciamiento, haciendo uso del cluster de atracción de las emociones negativas. En cada decisión que tomamos podemos decidir crear valor personal para nosotros y nuestro entorno, por ejemplo actuando de manera altruista, asertiva , empática, positiva, reflexiva, en modo aprendizaje; o desaprovechar la oportunidad de conectarnos mejor con nuestro interior, entorno, y mundo, en el master de la vida.

Fuente: PuroMarketing.com

volver arriba

Especiales

Temas Destacados

Recursos

Nosotros

Siganos !

España

MADRID
España
Tel/Fax: (34 91) 123 159
es@managementjournal.net

Chile

SANTIAGO DE CHILE
Chile
Tel/Fax:
(56 2) 570 8479
chi@managementjournal.net

Colombia

BOGOTÁ
Colombia
Tel/ Fax: (57 1) 381 9318
col@managementjournal.net

United States

NEW YORK
United States
Pho/Fax:
(1 917) 677 2079
usa@managementjournal.net

Mexico

MÉXICO D.F.
México
Tel/Fax:
(52 55) 4628 2612
mx@managementjournal.net

Argentina

BUENOS AIRES
Argentina
Tel/Fax: (54 11) 5368 2230
arg@managementjournal.net