Log in

Los musulmanes de Toulouse temen más prejuicios y venganzas

  • Published in Internacional
Los prejuicios de los musulmanes

Con su larga túnica blanca, el joven inmaculado se acercaba al imán sheik Mokhtar, suntuosamente vestido con sus mejores galas, en la oración del mediodía del viernes santo musulmán, en la mezquita de Grahma, en la Cité Faourette, en el sudoeste de Toulouse.

“Es ‘haram’, es ‘haram’?”, preguntaba ansioso. No era el único. El sheik escuchaba impasible, con los ojos casi cerrados, y elevaba su mano al cielo. ‘Haram’ en árabe significa ‘pecado’. Sólo respondería en su sermón del viernes, en el día santo de los musulmanes, si Mohamed Merah, el asesino de tres chicos y un rabino judío y tres militares, era un pecador.

Lo que él ha hecho es una cuestión entre él y Allah. Nosotros, los musulmanes, rechazamos la violencia. Somos pacíficos y no violentos”, dijo el imán, desde su trono, en francés y en árabe. Era “El Día Después” en Toulouse. Doce horas antes Mohamed Merah, un hijo de la Cité de Izards, había “muerto con las armas” en la mano, como un “mujaidin”, en nombre del Islam.

Los que allí estaban repudiaban su comportamiento, negaban que pudiera actuar en su nombre. Temían que su masacre “estigmatice” aún más a una comunidad de 5 millones de musulmanes en Francia, que ya se sienten suficientemente observados en sus hábitos por una sociedad laica, que censura sus tradiciones y ritos.

Su miedo es “la amalgama” entre Islam y terrorismo.

La mezquita de Grahma tiene una dirección formal: 57 rue de la Fourchette, en un edificio típico de los suburbios donde viven los inmigrantes. Una pajarera cuadrada, recién pintada. El minarete no aparece y la búsqueda se vuelve complicada, hasta que un grupo de mujeres con velo y otras vestidas con el clásico rigor negro de las salafistas comienzan a descender al subsuelo del edificio.

Allí está la mezquita. Una sala oscura, anónima, con una alfombra verde, dividida en una sala de oraciones para las mujeres y una más amplia para los hombres. “Llevo 20 años en el barrio y hace 30 años que esperamos que nos den autorización para construir una mezquita. ¿Dónde están los derechos humanos? Llevamos 30 años rezando en una cueva,” protestó el imán ante Clarín.

El imán Mokhtar dio las condolencias a la comunidad judía por la masacre cometida por Mohamed Merah. “Lo que hizo ese joven no tiene nada que ver con los musulmanes ni con la religión islámica,” explicó a este diario después de la oración. Cada uno de los 1.000 musulmanes, hombres y mujeres, que rezaban con la cabeza hacia la Meca en la mezquita, sabían las profundas razones por las que un chico de la Cite se había radicalizado hasta ser un asesino psicópata. Era la deriva del ghetto, del pequeño delincuente sin contención familiar.

El drama de la generación “Karcher”, como los bautizó un ministro de Sarkozy cuando amenazó con limpiar los suburbios a estas “basuras” con este poderoso limpiador. Es la tercera generación de franceses, nietos de árabes que llegaron a trabajar y conocen sus derechos pero se saben “los desfavorecidos de la República”.

Fuente: Clarín.com

Argentina

BUENOS AIRES
Argentina
Tel/Fax: (54 11) 5368 2230
arg@managementjournal.net

Chile

STGO DE CHILE
Chile
Tel/Fax:
(56 2) 570 8479
chi@managementjournal.net

Colombia

BOGOTÁ
Colombia
Tel/ Fax: (57 1) 381 9318
col@managementjournal.net

United States

NEW YORK
United States
Pho/Fax:
(1 917) 677 2079
usa@managementjournal.net

Mexico

MÉXICO D.F.
México
Tel/Fax:
(52 55) 4628 2612
mx@managementjournal.net

España

MADRID
España
Tel/Fax: (34 91) 123 159
es@managementjournal.net